Síntomas de ansiedad

La ansiedad es un trastorno psicológico que puede afectar seriamente la calidad de vida de una persona, pero puede ser tratado a tiempo y efectivamente, si se identifican los síntomas de la ansiedad y su tratamiento adecuado.

Se trata de un estado mental que genera una gran inquietud, inseguridad y grandes niveles de excitación, que la persona siente que no puede controlar.

Hablar de sus síntomas y problemas con un personal capacitado, puede ayudarle a mejorar su estado y disminuir la ansiedad de forma notable.

Es importante detectar la ansiedad a tiempo, pues si no es tratada adecuadamente, puede derivar en otros trastornos psicológicos como la depresión.

¿Cómo saber si sufro ansiedad?

La ansiedad es un trastorno psicológico muy común en la actualidad, y puede ser provocado por distintos factores, como eventos traumáticos, estilo de vida agitado con altos índices de estrés, factores genéticos, consumo de estimulantes o drogas, entre otros.

Para identificarla, le dejamos algunas señales que podrían indicar que es hora de ver a un especialista.

Inquietud o impaciencia. Es uno de los síntomas más comunes de la ansiedad. Quienes sufren de trastorno de ansiedad no pueden quedarse tranquilos durante mucho tiempo, por lo que el cuerpo está siempre inquieto o activo.

Estas personas se sobresaltan con cualquier cosa que provoque una sobre excitación y se impacientan con facilidad.

Problemas para dormir. Debido a que incapacidad para quedarse quietos o inactivos, quienes sufren de trastorno de ansiedad suelen presentar problemas para conciliar el sueño, y si logran dormirse, suelen despertarse frecuentemente sobresaltados y les cuesta volverse a dormir.

Tensión muscular. Debido a que el cuerpo de la persona que sufre de ansiedad, está siempre activo, es probable que sufran de alteraciones musculares debido a la tensión continua en la que se encuentra el cuerpo.

Síntomas físicos. El trastorno de ansiedad provoca que quien lo sufre, puede experimentar síntomas físicos ligados al temor que la ansiedad provoca, y generalmente son trastornos intestinales, palpitaciones, sudoración y temblores.

Preocupación excesiva. La ansiedad provoca que la persona sufra de una preocupación excesiva por todo, la búsqueda de la perfección y la incapacidad para controlar los pensamientos.

Miedos irracionales. Este trastorno es capaz de alterar la mente al punto de provocar un miedo o temor, que en muchas ocasiones no tiene razón de ser, por lo que se considera irracional.

En todo caso, es importante que este trastorno sea identificado y tratado por un especialista en la materia, que le ayude a superarlo con efectividad.